Te cuento esa vez que tuve que utilizar un desguace

Yo la verdad es que no soy mucho de salir por ahí con el coche, no me gusta llevármelo cuando salgo de fiesta, porque al final siempre acaba cayendo una copilla, además el hecho de tener que dejarlo en cualquier sitio en el que se pueda encontrar un aparcamiento no es de las cosas que más gracia me hacen, porque al final siempre estamos en la misma en pensar si lo dejo cerca malo, y si lo dejo lejos peor, pero siempre acabas dejándolo en un sitio en el que no te deja pasar la noche tranquila pensando en lo que le puedan hacer. Y es que salir a pasártelo bien y encontrarte con un problema en el coche no es de agrado para nadie, como suele decir mi padre vaya noche más cara nos va a salir entre lo que te gastas y el arreglo más vale que nos hubiéramos quedado en casa.

Pues es justamente lo que me ha pasado a mí no hace tanto tiempo, cuando llegó el viernes dio la casualidad que donde íbamos teníamos que ir en coche y la verdad es que tuve la mala suerte de que me toco ese día a mí, mis amigos no hacían más que decirme que no iba a pasar nada, que era un sitio pijo que nada tenía que ver con otros sitios y la verdad es que me confié, me hicieron pensar de verdad y no creí que pudiera pasar nada. Hasta que salí en busca de él, y me di cuenta que tenía los retrovisores colgando, menos mal que íbamos a un sitio pijo y no iba a pasar nada, menuda gracia, no me atrevía ni a ir a mi casa, así que mi amigo me habló de los desguaces automoviles que a través de internet podría encontrar los retrovisores a un buen precio, que los recibiría en muy poco tiempo y la verdad es que así fue como utilicé un desguace por primera vez en mi vida.

La experiencia fue bastante buena, mis padres ni se enteraron y los retrovisores se quedaron puestos en tiempo record, sin lugar a dudas volvería de nuevo a utilizar un desguace, lo recomiendo al cien por cien, así que si andas en una situación similar no dudes en ponerte en contacto con ellos enseguida.