Y si vendemos el coche de los abuelos

Hay coches que mantenemos por el valor sentimental que ellos representan, posiblemente fue el auto de los abuelos, que luego pasó a manos de papá y con el cual aprendimos a conducir, un buen vehículo indudablemente para haber pasado por tres generaciones, un cúmulo de anécdotas que si hablara, sabrá Dios qué contaría. Definitivamente ya hasta es considerado parte de la familia.

Seguramente no es un caso aislado, me imagino a muchos identificándose con lo contado hasta ahora, pero voy a seguir y apostaría que se mantendrán reflejados con lo que continuaré exponiendo.

Es posible que aún ande, pero a costa de cuántos quebraderos de cabeza, porque las fallas cada vez son más recurrentes y reparar se está convirtiendo en un mal hábito, que de paso se está comiendo una parte significativa del presupuesto y lo próximo sería ir por los ahorros de la familia.

Entendamos que como todo, tiene un tiempo de vida finito y siendo sinceros, seguramente ya hasta habrá superado las expectativas de muchos, posiblemente estarlo forzando solo empeora la condición. Cada inversión en mantener vivo se ve diluido una y otra vez, sin contar con los riesgos de quedarse varado en cualquier momento y quién sabe si en el peor momento.No se trata de ser pesimista sino de ser realista.

En función de lo antes expuesto, hay que tomar una decisión, no se puede esperar a que la situación se agrave, debemos aceptar que llegó el momento de despedirse del coche de los abuelos y la mejor opción es venderlo, estoy seguro que si estuvieran presente avalarían que es lo más sensato.

Pero vender no significa regalar, por lo tanto, no podemos admitir una pobre cantidad por la transacción, debemos buscar los expertos en tasacion coches viejos para desguace, porque ellos si sabrán apreciar cada milímetro de ese vehículo, si bien afecta el año del mismo, no es lo único que influye, porque es considerada la marca, el modelo, el estado del mismo, tanto externo como la latonería y tapicería, y por otro lado lo interno, porque cada pieza cuenta.

Al final podemos tener la certeza de que la suma será totalmente justa, igual podemos buscar varias referencias, pero los desguaces llevan la batuta en el servicio de tasación, además muchas veces si se completa la transacción con ellos mismo, se encargan de retirar y encargarse de los trámites de baja.